DONAR

Especies Invasoras

f_art_26

sep

Un aspecto a menudo pasado por alto en la protección de una cuenca hidrográfica es asegurarse de que las entidades gubernamentales estén comprometidas con las comunidades locales en la adopción de estrategias para manejar nuevas amenazas a la cuenca. A menudo la falta de participación y opinión local en las gestiones del gobierno, resulta en acciones que no hacen nada por resolver el problema, y por el contrario ponen la salud y fuente de ingresos de la población en riesgo. Un buen ejemplo en Futaleufú es la reciente detección de una especie invasora llamada didymosphenia geminata.

El Didymo es un alga invasora nativa del hemisferio norte y que puede llegar a formar extensas capas en el fondo de ríos de cauce lento y también en lagos. Debido a los constantes cambios en el flujo de agua, que va removiendo las algas de las rocas, el didymo no puede establecerse en el Río Futaleufú. Sin embargo, su presencia fue motivo de alarma inmediata por parte del gobierno chileno.

La primera respuesta del gobierno ante la amenaza del didymo consistía en cerrar el río por tiempo indefinido, lo cual habría sido desastroso para la zona y su economía. No obstante, un esfuerzo trascendental Robert Currie Ortiz, empresario turístico de la zona, lograron incidir para un cambio de postura por parte del gobierno. Ayudaron a organizar talleres con expertos internacionales en didymo, los cuales proporcionaron información y capacitación a funcionarios del gobierno y otras autoridades acerca de cómo evitar su propagación. Además abogaron que miembros del congreso y otras autoridades gubernamentales adoptaran mediadas en la materia.

Junto a la ayuda del Senador Antonio Horvath fueron capaces de lograr que el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), proporcionara una respuesta gubernamental que se tradujo en una campaña de educación relativa al tratamiento del equipamiento y ropa, antes y después, de entrar en ríos o lagos. Esta nueva campaña a nivel nacional consiste en la instalación de letreros, la repartición de volantes y la colocación de pendones y anuncios en los más importantes puntos de ingreso al país, como es el caso de diversos aeropuertos y puntos fronterizos. De no haberse realizado este proceso, la alternativa a esta campaña era el cierre del río, la prohibición de acceso a los lugares en que los miembros de la comunidad suelen pescar y nadar, y la posibilidad de inyectar productos químicos tóxicos a un alto costo tanto para el municipio como para el ecosistema.

El Futaleufú Riverkeeper continua trabajando con funcionarios gubernamentales en la búsqueda de estrategias a largo plazo que hagan frente a diversos problemas, incluyendo las especies invasoras. Incluso un gobierno bien intencionado puede pasar a llevar los derechos de los ciudadanos cuando se carece de la información adecuada y el conocimiento sobre la mejor manera de abordar un nuevo problema.

sep