DONAR

Hidroelectricidad

 

f_art_24

sep

Uno de los mayores peligros para el futuro del valle de Futaleufú es la proyección de generación hidroeléctrica a gran escala, lo que alteraría para siempre su entorno. Endesa, una corporación hidroeléctrica multinacional, es prácticamente dueña del río Futaleufú. En palabras de la Campaña Patagonia Sin Represas: “Endesa es dueña del caudal total del río, con derechos de agua equivalentes a 1.225 m3/s, con la que planea construir tres centrales hidroeléctricas: Los Coihues de 440 MW, Espolón de 65 MW, y la Cuesta de 910 MW.

En mayo del 2011, Endesa incluyó al río Futaleufú como uno de los 17 proyectos que se encuentra en su portafolio energético en Chile. Según los gráficos de la compañía, las centrales en Futaleufú constituirían el segundo mayor proyecto hidroeléctrico en la Patagonia chilena solo superado por HidroAysén. En diciembre del 2012 el Gerente Regional de Planificación Energética de Endesa, Sebastián Fernández, reveló que la multinacional planea continuar el desarrollo de proyectos en la Patagonia chilena, incluyendo las represas en el Futaleufú. Las declaraciones de Fernández, publicadas en el Diario Financiero, fueron realizadas con el propósito de incrementar la confianza de los inversionistas en la capacidad de la compañía para desarrollar estos proyectos. Si estos proyectos se construyesen, no solo destruirían para siempre la principal fuente económica de las comunidades locales, sino además uno de los mas importantes atractivos naturales que tiene Chile para ofrecerle al mundo”.

La demanda de hidroelectricidad proviene directamente del explosivo crecimiento del sector minero en Chile, el cual se encuentra ansioso de ingresar a la región una vez que se haya establecido una fuente confiable de electricidad. La generación hidroeléctrica a gran escala en la Patagonia no es solo dañina en si misma, sino que también allana el camino para la minería a gran escala.

Los chilenos han dejado claro que no quieren que los ríos de la Patagonia sean destruidos, pero hasta ahora las peticiones de protección no han sido suficiente para detener la aprobación gubernamental de estos proyectos. Endesa y sus socios son agresivos en su búsqueda de ganancias, y sólo una respuesta sofisticada e igualmente enérgica puede detenerlos.

El Futaleufú todavía puede ser protegido, pero actuar de inmediato es imprescindible. El Futaleufú Riverkeeper busca representar a las comunidades en la oposición al desarrollo hidroeléctrico a través de diversos medios, tales como acciones legales, investigación científica, promoción de políticas públicas y educación ambiental. Es imprescindible proteger nuestros recursos naturales y a las personas que quedan indefensas y vulnerables cuando su sustento económico les es arrebatado. Los habitantes de la cuenca del Futaleufú tienen el derecho a luchar contra las corporaciones que destruyen su cultura e identidad, degradando su dignidad como seres humanos y trayendo pobreza ambiental, social y económica a la región.

Para ver las últimas noticias respecto al desarrollo de las represas en el Futaleufú, haz click aquí.

sep